Se encuentra situado cerca de la serrana puerta de San Miguel. Este convento está consagrado a la advocación de la Virgen del Carmen; virgen a la que se tiene gran devoción entre los habitantes de El Burgo. Fue inaugurada en el año 1607. Intervinieron en las obras Juan del Castillo Sarabia, Domingo de Guizabal, Sebastián del Castillo y Juan de Echevarría. Es de planta de cruz latina y está inscrita en un rectángulo. Responde al tipo de templo propiamente carmelitano. Cuenta con una única nave central y capillas laterales. Dispone de un gran crucero y ábside plano.

La fachada se construyó a principios del siglo XVII. En ella se combinan el ladrillo y la piedra de una forma muy singular. Tiene forma de rectángulo y está rematada por un frontón. La preside una imagen de la Virgen, obra de José Rodriguez, de 1640. En su interior destacan varios retablos tardobarrocos y la imagen de la Virgen de la Esperanza de su retablo mayor. Cuenta con un espléndido órgano francés que fue construido en el año 1875.

Los carmelitanos abandonaron el convento tras la desamortización de Mendizabal de 1835. En 1881 una comunidad de agustinos procedentes de Francia lo ocupó, aunque en 1890 los carmelitas volvieron al convento.